Análisis Bioenergético de Alexander Lowen


alexander lowen“La sexualidad no es distracción o actividad de medio tiempo. Es una forma de ser.”  Alexander Lowen

Alexander Lowen(23/11/1910 – 28/10/2008) (USA) es considerado como el “psicoterapeuta del cuerpo-mente” y fundador del  “Análisis Bioenergético” además de ser el director del Instituto de Análisis Bioenergético, fundado por él en Nueva York, en 1956.

Académicamente, consiguió cuatro títulos: Licenciatura en Educación Física, Licenciatura en Derecho, Doctorado en Ciencias Jurídicas y Doctorado en Medicina.

Significativa han sido las aportaciones que nos legara Alexander Lowen en pro de la bioenergética y todo aquello que contribuya con el uso adecuado de nuestras energias. Son muchas las enseñanzas y lineamientos que nos aporta em pro de nuestra salud, de saber optimizar el manejo adecuado de la energia , de ahí, la relevancia de tomarlo em consideración, especialmente para todos aquellos que de alguna forma están plena mente identificados com la bioenergética. El Dr. Alexander Lowen, estudiante del Reich de Wilhelm en los años 40 y los comienzos de los años 50 en Nueva York, desarrolló la sicoterapia de la mente-cuerpo conocida como análisis bioenergético con su entonces colega Juan Pierrakos. Él es el fundador y el director ejecutivo anterior del instituto internacional para el análisis bioenergético en New York City.

Nos recuerda Wikipedia, que Lowen es autor de numerosos libros, entre los que pueden contarse catorce libros, incluyendo El lenguaje  del cuerpo en 1958, seguida por Love y Orgasm (1965), La traición al cuerpo, (1967) Pleasure (1970), Bioenergetics (1976), La depresión y el cuerpo (1977), Miedo a la vida (el año 80), Narcisismo (1984), El amor, el sexo y la salud de tu corazón (1988), La espiritualidad del cuerpo (1990), Joy (1995), Honrando el cuerpo (2004), y La voz del cuerpo (2005). Con su esposa Leslie él escribió la manera a la salud vibrante un manual de ejercicios bioenergéticos en 1977. Aunque un número de sus libros habían salido de la impresión, son todos ahora que son republicados por Bioenergetics clavan la asociación con la sociedad de la Florida para el análisis bioenergético. El doctor Lowen estuvo casado con Leslie Lowen de la que enviudó el 3/6/2002 y con la que co-escribió Ejercicios de Bioenergética (1977). Tuvo un hijo y publicó poco antes de su fallecimiento su autobiografía “Honoring the Body: The Autobiography of Alexander Lowen, M.D.” (2004).

Se dice además, que Alexander Lowen cursó primero estudios de derecho en la Brooklyn Law School y posteriormente estudios de medicina en la Universidad de Ginebra donde se doctoró en Medicina en 1951. En 1940 entró en contacto con Wilhelm Reich, el cual ya se encontraba instalado en Estados Unidos e impartía cursos sobre análisis del carácter. Después de un periodo de trabajo con Wilhelm Reich empezó, en colaboración con John Pierrakos, su propia forma de terapia psicocorporal, El Análisis Bioenergético, conocido a veces como Bioenergética.

En 1956 con sus primeros colaboradores, entre los que se encontraba Alice Khan Ladas (El punto G (2000)), fundó el International Institute for Bioenergetic Analysis con el objetivo de garantizar la formación de Psicoterapeutas Analistas Bioenergéticos.

Bastante antes de conocer a Reich, Lowen ya se había sentido atraído por la relación existente entre mente y cuerpo, tema sobre el que había investigado con interés. Según afirma, dicho interés se debía a su propia experiencia en las actividades físicas deportivas y en la calistenia, o técnica gimnástica destinada al desarrollo muscular. Durante los años treinta se dedicó a estudiar a fondo la teoría de la Euritmia de Jacques Dakroze y la Relajación Progresiva de Jacobson. Todo ello corroboró su fuerte convicción de que el hombre podía influir en sus actitudes mentales si trabajaba de forma sistemática y con métodos adecuados su propio cuerpo. Pero Lowen consideraba que a estas teorías les faltaba todavía algo importante.

Una de sus obras como el de  naturaleza y función del orgasmo manifiesta un interesante análisis de la  relación entre la sexualidad y las emociones, aportando  valiosa información con respecto   al vínculo con el amor y la salud psíquica. Se señala sobre el libro, que  el comportamiento sexual no puede separarse de la personalidad del individuo, por lo que tampoco puede modificarse sin los correspondientes cambios en su personalidad. La satisfacción sexual completa no se consigue, según Lowen, a través del uso de determinadas técnicas sexuales, tan de moda hoy en día, sino que es el resultado de una forma de vida: la experiencia de una personalidad madura. La persona sexualmente madura vive y respeta su cuerpo y sus sentimientos. Esta autoaceptación la capacitará para amar y respetar a su pareja y a todos los seres vivos

Desde luego, su gran aportación la manifiesta en el análisis bioenergético, en donde se destaca, que éste ayuda a liberar la tensión muscular crónica, trabaja con la expresión de los afectos, expande la capacidad para establecer relaciones íntimas, soluciona los trastornos sexuales y permite aprender nuevas formas de relación con los demás. La ternura, la agresividad, la afirmación de la personalidad (y su confluencia en la sexualidad) son consideradas como fuerzas fundamentales para proteger la vida, agrega sobre esto, que se tome en cuenta, que  la relación terapéutica proporciona un lugar seguro en el que comienza el proceso de curación. En primer lugar, el terapeuta realiza una lectura de las tensiones musculares del cuerpo del paciente para comprender en qué nivel de energía se encuentran, siente las emociones, escucha, atiende y da respuesta mediante las palabras. El lenguaje del cuerpo (postura / gesto, respiración, movilidad, expresión) es focalizado al mismo tiempo que sirve para indicar en qué estado se encuentra el paciente en su camino hacia la personalidad (desde el pasado hacia el presente y el futuro). Se utilizan técnicas que abordan el aspecto energético de la persona, incluyendo su auto-percepción, auto-expresión y la libre posesión. Esto también incluye el trabajo a través del contacto corporal, los límites, el espacio vital, y la comprensión de las tensiones musculares como indicadores de defensa somática y psicológica contra las situaciones conflictivas del pasado.

No hay que olvidar además que la muerte en prisión de Reich, en 1957, convenció a Lowen de que el hombre no puede salvarse a sí mismo. Pero este concepto de la salvación era algo que todavía se le escapaba, porque si bien en su caso había concluido con todo éxito la terapia reichiana, sabía que aún tenía muchas tensiones en su cuerpo que le impedían conseguir el estado de libertad y alegría que deseaba.

Convencido de que el enfoque tenía que ser corporal, decidió ponerse a trabajar con John Pierrakos. Así fue cómo nació la idea de la Bioenergética, con el trabajo sobre el cuerpo que ambos terapeutas emprendieron. La asociación con Pierrakos duró algunos años, luego este último creará la Corenergetics.  Lowen realizó un tipo de terapia muy distinta a la que había llevado a cabo con Reich. Dirigía en gran parte el trabajo corporal, concentrándose sobre todo en la liberación de las tensiones musculares más que en la esfera de la sexualidad.

“Lowen desarrolló algunas ideas de Reich, en parte junto con éste y en parte por su cuenta. Considera el cuerpo como una parte de la personalidad que, en el caso de una perturbación, se ve fuertemente controlada por el Yo” (Bonin, 1991, p. 258). Es por ello que en su terapia trabaja con ejercicios corporales dados de antemano.

Bastante antes de conocer a Reich, Lowen ya se había sentido atraído por la relación existente entre mente y cuerpo, tema sobre el que había investigado con interés. Según afirma, dicho interés se debía a su propia experiencia en las actividades físicas deportivas y en la calistenia, o técnica gimnástica destinada al desarrollo muscular. Durante los años treinta se dedicó a estudiar a fondo la teoría de la Euritmia de Jacques Dakroze y la Relajación Progresiva de Jacobson. Todo ello corroboró su fuerte convicción de que el hombre podía influir en sus actitudes mentales si trabajaba de forma sistemática y con métodos adecuados su propio cuerpo. Pero Lowen consideraba que a estas teorías les faltaba todavía algo importante.

“El amor es una sensación que emana del corazón y por la sangre alcanza a cada célula del cuerpo” Alexander Lowen

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s